Seleccionar página

Crear un diseño hermoso es más que inspiración o una gran idea, se trata de comprender los fundamentos del tema.

El lenguaje visual puede desomponerse en varias unidades de significado más pequeñas, en función de sus componentes.

Las reglas fueron hechas para romperse, por supuesto (y por favor!), pero primero debes saber cuáles son.

Los elementos básicos son: el punto, la línea, el plano, el contorno, la textura y el color. Cada uno tiene sus características y función. Hoy veremos el contorno.

La función del contorno es dar volumen a los objetos, por medio de la unión de líneas. Cuando la línea cierra un espacio, se crea una tensión entre ese espacio y sus límites. Su característica principal es que es estático o dinámico, dependiendo del uso que le demos.

Las formas más generales según los principios básicos de verticalidad, horizontalidad, centro e inclinación son: el círculo, el rectángulo y el triángulo equilátero.

 

El círculo (y sus modificaciones óvalo y ovoide) es una figura curvada contínuamente, cuyo perímetro es equidistante del centro en todos sus puntos. Representa tanto el área que abarca como el movimiento de rotación que lo produce. Su direccionalidad es la curva y su proyección tridimensional es la esfera.

La preferencia por las formas circulares está profundamente arraigada en todos nosotros desde que nacemos. Un estudio de seguimiento ocular de 2011 encontró que a los cinco meses de edad, antes de pronunciar una palabra o garabatear un dibujo, los bebés ya muestran una clara preferencia visual por las líneas contorneadas sobre las líneas rectas.

Los círculos no tienen principio ni fin, representan la vida y el ciclo de vida. El círculo junto con el óvalo se encuentran fácilmente en la naturaleza con el sol, la luna, la tierra, las frutas, las flores…

Las formas redondeadas tienden a enviar un mensaje emocional positivo de armonía y protección.

También tienen un sentido libre de movimiento: ruedas, pelotas… y esto puede representar poder y energía.

Debido a sus líneas curvas, son elegantes y completos. Dan una sensación de integridad y perfección. No se usan tanto en diseño por razones espaciales, pero esto significa que cuando se usan, atraen más atención.

 

El cuadrado (y su modificación el rectángulo) es una figura de cuatro lados con ángulos rectos iguales en sus esquinas y lados, que tienen la misma longitud. Es una figura estable y de carácter permanente. Su direccionalidad es la vertical y horizontal y su proyección tridimensional, el cubo.

La familiaridad de los cuadrados y los rectángulos los hace fáciles de usar como base de un diseño o como marco. Los cuadrados y rectángulos nos hacen sentir segurxs y contenidxs. Dan una sensación de estabilidad y seguridad, pero también pasan fácilmente a un segundo plano, y los sentimientos que transmiten son en su mayoría subliminales.

Con la estrategia correcta, pueden ser tan efectivos como cualquier otra forma. Para hacer que un aspecto visual se destaque, puedes, por ejemplo, crear una forma pixelada, es decir, muchos cuadrados juntos.

 

El triángulo equilátero es una figura de tres lados cuyos ángulos y lados son iguales. Es una figura estable, con tres puntos de apoyo, aunque no tan estática como el cuadrado. Su direccionalidad es la diagonal y su proyección tricimensional el tetraedro.

Puede tener un fuerte sentido de verticalidad siempre que se represente por la base. Se asocian a significados de acción, conflicto y tensión.

Un triángulo equilátero es esencialmente una flecha que apunta hacia arriba y tiende a asociarse con la divinidad. Los antiguos egipcios creían que en el cielo estaba el reino de los dioses y se construyeron pirámides apuntando hacia este punto.

Los triángulos pueden presentar conceptos tales como pasado, presente y futuro o espíritu, mente y cuerpo.

La orientación de un triángulo puede ser importante para su significado. Los triángulos puntiagudos representan una base sólida o estabilidad. Los símbolos de la tierra y el agua se forman a partir de triángulos en punta; apuntando hacia arriba representa el ascenso al cielo. El triángulo en punta también puede representar la energía masculina.

El triángulo de la punta hacia abajo puede representar la energía femenina. Los símbolos de aire y fuego se forman a partir de triángulos que apuntan hacia abajo; Los triángulos que apuntan hacia abajo pueden representar el descenso al mundo físico.

 

Ahora que ya conoces las normas, tú decides si las sigues, las rompes o haces un mix ✌

GUÍA GRATUITA

El modo en que enfocas tus metas es determinante para conseguir alcanzarlas.

Te ofrezco una guía gratuita en los que muestro los factores a considerar para alcanzar nuestras metas.

¿La quieres? Indícame tu mail y la recibirás inmediatamente. 


Tus datos serán gestionados por Anabel Reyes y solo los utilizaré para enviarte información relevante sobre mis servicios y para ello necesito tu consentimiento. Consulta la política legal de nuestra plataforma de marketing. Consulta nuestra Política de privacidad